Breve historia del aguardiente en Bullas (II)

Entre censos y protestas por la presión fiscal.

La producción de aguardientes siempre tuvo un interés especial para los recaudadores de impuestos a lo largo del siglo XIX. No en vano era la mayor actividad industrial de la villa. Por este motivo, cada cierto tiempo los gobernantes insistían en la elaboración de censos fiscales con los que conocer las fábricas de aguardiente existentes y la capacidad de producción de cada una de ellas.

Si ya hemos citado un Registro de 1788 y un Interrogatorio de 1803, nuevos datos los hallamos en el Censo de las fábricas de aguardiente realizado en el año 1835 por el Ayuntamiento de Bullas. Según el acta capitular de la sesión del 15 de febrero de 1835 había un total de 4 fábricas de aguardiente que empleaban a unos 8 operarios (entendemos que 2 operarios por fábrica).

De las calderas de cocer que tenían estas cuatro fábricas, en una cabían 20@, en otra 18@ y en las otras dos 12@. Se elaboraban unas 580@ de 18º al año, que se vendían al por mayor a 16 y 18 reales. Y en los tres puestos públicos, que constituían el abasto de esta villa, se vendían anualmente 83@. El aguardiente se fabricaba bajo el método o aparato común, tal y cómo se indicaba en el acta de la sesión de 22 de marzo de 1835. Read the rest of this entry »

Breve historia del aguardiente en Bullas (I)

Apenas quedan recuerdos en las calles de Bullas de una industria que dio grandes reconocimientos a la villa en el pasado. Si preguntas a los más mayores muchos te hablarán de la alcoholera de los “Martínez” al final del Camino Real y puede que alguno recuerde todavía sus travesuras junto a la acequia donde había tubo de agua que salía de la Cooperativa Alcoholera junto a la Plaza Carreños. Poco más conseguiremos en nuestro paseo de aquellos exquisitos anises.

La producción de alcoholes vínicos en el noroeste murciano cuenta con una larga historia ligada en muchas ocasiones a la necesidad de encabezar los vinos para garantizar su conservación tanto en aquellos que iban a ser destinados a la exportación, cómo a los destinados a ser consumidos meses más tarde.

Pero no debemos olvidar que los aguardientes (anís principalmente) siempre gozaron de una gran calidad con el consiguiente reconocimiento en diversas muestras internacionales. Read the rest of this entry »

Etiquetas históricas de Bodegas del Rosario

La cooperativa San Isidro en 1993

En octubre de 1993 el diario La Verdad recogía una entrevista con el enólogo Nicolás Bastida Sánchez, quien se había incorporado a la Cooperativa Vinícola Agraria San Isidro de Bullas en el año 1992, en la que se indicaba que la bodega había incorporado tecnología en acero inoxidable para elaborar su producción.

Tenemos, por ejemplo, una tolva de descarga en acero inoxidable, patinadora, derraspadera-estrujadora y otros elementos. En cuanto a la elaboración, hemos incorporado dos autovinificadores de acero inoxidable de 50.000 litros cada uno“. Read the rest of this entry »

El Concejo de Cehegín prohíbe el uso de prensas a los bodegeros (1774)

Durante el siglo XVIII la fabricación de aguardientes en la villa de Cehegín se hallaba bastante extendida, y, aunque no podamos darle una calificación como de industrial, sí que su producción y venta se hallaba muy regulada, ya que éste era un producto muy consumido.

Las Actas Capitulares ya, desde el siglo XVIII nos tienen informados de la existencia de “fábricas de aguardiente” aunque esta denominación aparezca ya en el siglo XIX textualmente. Aunque cuando se habla de aguardiente no viene especificado de qué tipo es, al parecer, el que se fabricaba en el siglo XVIII en Cehegín sería orujo, procedente del hollejo de la uva, ya que, la materia prima procedente de la agricultura en este tiempo era, básicamente la uva. De ella salían el vino y el aguardiente. Así se producían de varias calidades diferentes, dulces o secas, para ser vendido cada uno al precio regulado según su calidad. También se fabricarían anises, a partir de aguardiente en que se maceraba el anís y otras hierbas. En fin, un mundo apasionante, sin duda, el de la fabricación en estos tiempos de los aguardientes. Read the rest of this entry »

Publicidad de las Bodegas del Carrascalejo (1982)

Publicidad de Bodegas Carrascalejo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad de las Bodegas del Carrascalejo aparecida en prensa en octubre de 1.982.

La vendimia de 1973 en Bullas

Nos informaba la prensa de primeros del mes de octubre de 1973 que la producción vitivinícola de Bullas sería ese año excelente en calidad y cantidad si se mantenían las condiciones climáticas que habían imperado hasta esas fechas, es decir, una escasa humedad. Las uvas contaban con una elevada graduación que, según se sabía, se transfiere al vino. Una circunstancia favorable era el adelantamiento de la madurez del fruto quizás debido al tiempo seco. Con la vendimia ya comenzada, y a pesar de que se produjeran algunas lluvias, siempre que no fueran muy persistentes, podía concluirse que la cosecha iba a llegar a buen fin.

Las perspectivas de producción  que se manejaban -en torno a los 6 millones de kilos de uva- eran muy diferentes a las alcanzadas en la vendimia anterior en la que se produjeron grandes pérdidas. Las uvas se perdían irremediablemente en los campos. Fue éste el factor principal, al hacerse general en las regiones españolas, del encarecimiento del vino. El precio del producto pasó de 11,25 pesetas, en octubre, a 14,25 pesetas en marzo, con unos precios intermedios de 12,25 y 13,25 en los meses de diciembre y febrero, respectivamente. Gracias a ello pudieron subsistir los productores. Read the rest of this entry »

Vino Tinto de la Cooperativa del Rosario, Años 70

Etiqueta de Vinos del Rosario

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiqueta de una botella de 1 litro de Vino Tinto de la Cooperativa del Rosario de Bullas, años 1970.

Permiso para la construcción de una fábrica de aguardientes, Bullas (1848)

El día 21 de septiembre de 1848 Pedro Fernández Collado solicitaba autorización al Ayuntamiento Constitucional de Bullas para la construcción de una Fábrica de Aguardientes en un solar de su propiedad sito en la Calle del Molino, a la vez que solicitaba permiso para usar las aguas de la acequia propiedad del heredamiento de los hacendados de la villa que pasaba por la propia calle.

En concreto el interesado pedía que se le autorizara el uso de las aguas para refrigerar la caldera, así cómo poder hacer fuego para calentar el artefacto y derramar las vinazas o residuos del vino destilado.

El expediente instruido al efecto, que se conserva en el Archivo Municipal de Bullas (copia del mismo se encuentra en el Archivo General de la Región de Murcia ES.30030.AGRM/FR,24 / Archivo Municipal de Bullas > FR,CD-9/59), contiene un Dictamen elaborado por el Regidor Síndico de la Villa, Manuel López Sánchez, el día 12 de octubre de 1848 que sirvió para autorizar la solicitud del Sr. Fernández Collado. Read the rest of this entry »

Descripción de una Fábrica de Aguardientes, Cehegín (1856)

El 15 de septiembre de 1856 el fabricante de aguardientes Francisco González Hidalgo vendía en Cehegín su fábrica situada en la Calle de la Balsa. El afortunado comprador resultó ser Francisco Álvarez Castellanos quien abonó la suma de 18.000 reales de vellón para comprar las instalaciones.

El Contrato de Compraventa se conserva en el Archivo General de la Región de Murcia (ES.30030.AHP/FR,14 / Familias López de Sahajosa y Pérez de Atienza) y el mismo recoge una descripción de las instalaciones con las que contaba esta fábrica: Read the rest of this entry »