Un ferrocarril para los vinos y aguardientes de Bullas

El 11 de noviembre de 1932 intervenía en el Congreso de los Diputados el jurista murciano Mariano Ruiz-Funes, elegido en las listas del partido Alianza Republicana, para pedir al Gobierno la inauguración inmediata de la línea ferroviaria Murcia-Caravaca cuyas obras ya se encontraban concluidas. Entre los motivos que exponía destacaba que el ferrocarril permitiría, entre otros, favorecer el comercio de los vinos, aguardientes y alcoholes que producía Bullas.

La construcción de la línea ferroviaria se inició en el año 1921 siendo los murcianos Juan de la Cierva Peñafiel, Ministro de Fomento,  y  Juan Antonio Perea, Director General de Obras Públicas, a su vez este último era un conocido bodeguero de Mula. El trazado ferroviario, que pretendía mejorar las comunicaciones de la comarca, partía de la estación de Zaraiche en Murcia y pasaba por Alguazas, Campos del Río, Mula, Bullas y Cehegín antes de llegar a Caravaca de la Cruz.

Si bien las obras concluyeron en el año 1931, cuando nuevamente Juan de la Cierva y Juan Antonio Perea ocupaban los mismos cargos públicos, no se inaugurarían hasta el 28 de mayo de 1933 por el gobierno republicano. Al paso de la comitiva por el pueblo de Bullas los viajeros del tren serían agasajados con licores donados por los fabricantes locales (El Tiempo, 30 de mayo de 1933, pág. 1; y La Verdad de Murcia, 30 de mayo de 1933, pág. 8).

No debemos olvidar que la Cooperativa del Sindicato Católico-Agrícola había adquirido unos terrenos junto a la estación de tren en el año 1928 con la idea de construir su Bodega y poder utilizar la vía férrea para el transporte de sus vinos hacia los mercados foráneos. Si bien la bodega sería construida ya en los años 1950 unos años más tarde, en concreto en el año 1966, la prensa se hacía eco de la venta de un millón de litros por la Cooperativa -ya bajo el nombre de Nuestra Señora del Rosario tras su refundación- a la Compañía Española Vinícola, SA de La Coruña que habrían de ser transportados en tren (Diario Línea, 27 de febrero de 1966, pág. 5).

Sin embargo, en el año 1971 se cerraba la línea férrea ante la falta de rentabilidad de la misma.

Leave a comment

Your comment