Breve historia del aguardiente en Bullas (V)

Almacenes, depósitos y sucursales en tiempos de Primo de Rivera

Fábrica de AlcoholesPese la merma de la producción de uva en la comarca por la crisis de la filoxera, los productores locales no abandonaron sus negocios y recurrieron a los productores de Jumilla para conseguir aguardientes con los que abastecer a sus clientes, hasta que ya a mediados de 1910 se pudo recuperar el viñedo en Bullas.

Los “felices años veinte” suponen para la comarca del noroeste murciano un gran desarrollo económico e industrial, así cómo de las infraestructuras (línea ferroviaria Murcia-Caravaca, mejoras en carreteras y caminos, etc.), que impulsan el comercio del vino y de los aguardientes.

Por la prensa de la época sabemos que los bodegueros y fabricantes de la villa mantenían almacenes, depósitos y sucursales en otras localidades para comercializar sus vinos, licores, anises, etc. La diferencia de la denominación obviamente hacía referencia a las diferentes formas de titularidad y comercialización de esas “delegaciones” de su actividad industrial.

Así la Alcoholera San José, propiedad de Ginés Fernández de Bullas, tenía sucursales en Murcia (camino de Espinardo) y en Mula (Calle Hospital, 11) en los años 1924 y 1925. El bodeguero , D. Juan Moya Martínez tenía almacenes en Alhama de Murcia para venta de vinos y alcoholes, entre los años 1924 y 1931, así cómo en Albox (Almería) en 1931. La Sociedad formada por las familias Carreño, Puerta, Martinez y compañía tenía almacenes en Puebla de Soto (Murcia) y Caravaca para venta de anises en el año 1924. Por su parte, D. Juan Martínez Carreño de Bullas tenía un depósito de vino y alcoholes en Alcantarilla durante los años 1927, 1929, 1930 y 1931. También D. Antonio Sanchez Figueroa de Bullas contaba con un almacén de vinos y alcoholes en el empalme de Caravaca en el año 1931.

Leave a comment

Your comment