La filoxera en Moratalla

El 30 de junio de 1.901 desde Moratalla escribían al periodista Gabriel Baleriola, quien preparaba su libro «La crisis vinícola«, 1901, pág. 63, para informarle que en las 250 hectáreas de vid existente en el término municipal de Moratalla (100 hectáreas de secano y 150 hectáreas de riego) no se había constatado la presencia de la Filoxera pese a que el resto de los municipios del noroeste murciano estaban siendo atacados por la plaga. Unos 28 o 30 kilómetros parece ser que constituían la barrera natural que protegía a los viñedos locales de los afectados por la enfermedad.

Sin embargo, al año siguiente el Ingeniero Provincial Adolfo Virgili llegó a Moratalla el día 5 de octubre de 1903 para constatar la existencia de la filoxera en los viñedos locales. Gran consternación se extendió por el pueblo habida cuenta de las pérdidas que habrían de afrontar por la falta de su principal riqueza, según nos informaba el corresponsal del periódico La Luz de la Comarca, en su edición de 11 de octubre de 1903, pág. 5. Añadía el periodista una petición a las autoridades y a la prensa para iniciar una campaña para ayudar a los hijos de Moratalla por la gran desgracia que les había llegado.

Las pocas partidas de uvas que se pudieron recoger en esa vendimia iniciada a principios del mes de octubre de 1903 se vendieron a un precio de 1,10 pesetas la arroba (de uva).

Tres años más tarde, el diario La Verdad de Murcia, 21 de febrero de 1906, se hacía eco de que la filoxera avanzaba a pasos de gigante por el municipio lo cual supondría que en pocos años habría desaparecido la principal fuente de riqueza de Moratalla: la vid.

Todavía en 1909, El progreso agricola y pecuario se hacía eco, en su edición de 30 de septiembre de 1909, de que la producción de uva en Moratalla era muy escasa por estar los viñedos muy filoxerados, si bien se vendía a tres pesetas la arroba de vino.

El profesor José Miguel Martínez Carrión, en «Historia Económica de la Región de Murcia», 2002, pág. 298, ha puesto de manifiesto cómo tras la filoxera el viejo viñedo de Moratalla fue sustituido por campos de cereales y olivares. Sin embargo, tal afirmación no debemos tomarla al pie de la letra puesto que otras fuentes cómo los Almanaques comerciales de los años posteriores o el censo del viñedo en Moratalla de 1933 (por la crisis del Mildiu) ponen de manifiesto que el cultivo de la vid seguía teniendo fuerza en el término municipal una vez reconstruido con la plantación de vides americanas.

Leave a comment

Your comment