El lenguaje de la viña y la bodega (“D”)

Escasos son los términos que comienzan por la letra “D” en la obra de Francisco Gómez Ortin,  “Vocabulario del Noroeste Murciano” (1991).

Entre las tareas de la viña destacan las de “desbojar” para limpiar de tala y maleza una tala del campo o cualquier terreno inculto; o la de “desorillar” para labrar con arado o tractor la orilla de un bancal, trazar el primer surco de la besana, o limpiar la orilla de algo.

Una vez crecida la viña se “descopaba” para quitarle la copa con el objetivo de que las uvas creceiran y mejoraran.

Cuando llegaba la vendimia se “descogían” las uvas para escoger o seleccionar las más aptas para la elaboración de vinos.

Al terminar las faenas del campo se “desenganchaban” las bestias de labranza soltándoles el yugo  o el carro a las caballerías de tiro.

En cuanto a los fenómenos meteorológicos los viticultores hablaban de que “el día pintaba” al despuntar o rayar el día, amanecer o alborear.

Si el cielo se “desentaratañaba” es que se despejaba de nubes y quedaba raso.

 

Leave a comment

Your comment